MWC BARCELONA 2016

Lo que dejó el Mobile World Congress 2016

España - 2016/02/29 - Los teléfonos móviles dejan de ser los únicos protagonistas dentro del Mobile World Congress, una feria que se consolida como escaparate de tecnologías futuristas.

Lo que dejó el Mobile World Congress 2016

Después de cuatro intensos días de presentaciones, anuncios, encuentros y conferencias, el Mobile World Congress 2016 cerró la semana pasada sus puertas. Internet de las cosas, wearables, 5G… las tendencias de ediciones anteriores han seguido sonando con fuerza, pero entre todas ellas la que más ruido ha hecho este año ha sido la Realidad Virtual.

Desde las presentaciones de Samsung o LG en la jornada del domingo 21 de febrero, en las que se anunciaron sus cámaras para grabar contenidos en 360 grados (la LG Cam 360 y la Samsung Gear 360), a los múltiples stands en los que se invitaba a vivir diferentes experiencias de realidad virtual, la imagen omnipresente de los asistentes al congreso mirando en todas direcciones con los cascos de realidad virtual se ha convertido en la instantánea que mejor resumen el MWC 2016.

 

Lo que dejó el Mobile World Congress 2016

 

Las nuevas cámaras, pensadas para acercar al consumidor la posibilidad de contribuir a alimentar de contenidos el creciente catálogo de vídeos en 360 grados, y un buen número de visores y gafas de realidad virtual cada vez más potentes y asequibles tienen ahora por delante el reto de convencer y consolidarse.

El casco de realidad virtual HTC Vive ha sido el que ha generado más expectación gracias a las espectaculares demostraciones que sus responsables han mostrado en Barcelona. Aunque todo apunta a que el mercado de la realidad virtual se va a repartir entre los más asequibles y el popular Oculus Rift de Facebook, la apuesta de este dispositivo por ofrecer realidad aumentada dentro del paquete de la realidad virtual podría ser un auténtico revulsivo para la compañía surcoreana.

Una internet a dos velocidades

Si en 2014 y 2015 se hablaba de las conexiones 5G como un escenario de futuro, en la edición de este año el desarrollo y la implantación de tecnología móvil de quinta generación se ha tratado como algo mucho más inminente. Enfrente de las voces que han explicado una vez más las asombrosas posibilidades y las impresionantes velocidades de la red llamada a mover en el futuro la infinidad de datos de miles y miles de objetos conectados, se ha alzado la voz crítica de Mark Zuckerberg. El fundador de Facebook aprovechó su visita anual a Barcelona para repasar los avances de su proyecto Internet.org para llevar internet a todo el mundo —y los obstáculos que se ha encontrado— cuestionó que se hable tanto de 5G, “una red ultra rápida para ricos”, cuando muchas regiones del planeta no tienen acceso a una conexión básica.

También se coló en los debates y conferencias, inevitablemente, la que ha venido siendo una de las cuestiones más candentes de las últimas semanas en el ámbito tecnológico: el caso que enfrenta a Apple y al FBI. Mark Zuckeberg, en su keynote, una de las más esperadas, se posicionó a favor de la decisión de Apple. Su argumento es similar al de otras voces del sector: la seguridad importa, pero la privacidad también. El vicepresidente de Google y responsable de Android, Hiroshi Lockheimer, entiende que si Apple hubiese accedido se habría sentado un precedente que habría generado peticiones similares en el futuro. Lockheimer defendió en Barcelona la necesidad de una reflexión conjunta de toda la industria.

Mientras tanto, parece que el choque de intereses entre las operadoras telefónicas y las grandes compañías de internet, del que tanto se habló en anteriores ediciones de la feria, sigue abierto y dista mucho de acabar. En esta ocasión el debate se ha reavivado con el acuerdo entre Google, operadoras de todo el mundo y la GSMA para la implantación de un nuevo estándar de mensajería que sustituya a los vetustos SMS y que plante cara a servicios como WhatsApp.

 

Lo que dejó el Mobile World Congress 2016

Celulares que mejoran pero no sorprenden

Nuevamente Barcelona se ha convertido por unos días en el escenario donde pulsar las tendencias del sector, escuchar los últimos anuncios y acuerdos entre compañías, contemplar prototipos e innovaciones de todo tipo, y también, como no, ver lo último en dispositivos móviles. Algunos de los principales fabricantes del sector han vuelto a aprovechar Barcelona como escaparate para sus lanzamientos.

LG sorprendió y convenció con la reinvención de su smartphone de gama alta como un terminal modular al que se le pueden acoplar diferentes accesorios. Samsung mostró sus nuevos Galaxy S7 y S7 Edge, que continúan la reconocida línea del modelo anterior mejorando más aún la cámara e incorporan un sistema de refrigeración líquida y resistencia al agua. La china Xiaomi, que se estrenó por primera vez en el MWC, acaparó el protagonismo en la penúltima jornada con su Mi5, un gama alta capaz de competir con cualquier otro en potencia y diseño disponible por la mitad de precio.

Habrá que ver, eso sí, si los consumidores siguen apostando por dispositivos de gama alta, o si como apuntan los últimos datos de ventas se produce un estancamiento en las ventas de este tipo de móviles de altas prestaciones —y elevado coste— en detrimento de una gama media cada vez más convincente en características y precios.

 

Lo que dejó el Mobile World Congress 2016

El Mobile World Congress se expande

Aunque en la mente de la gente el Mobile World Congress sea sinónimo de móviles, con el paso de los años la feria organizada por la GSMA está sirviendo como escaparate para muchos otros productos de consumo. La gran presencia este año de firmas líderes del mundo de la automoción, como Ford o BMW, ha puesto de relieve que la revolución del “todo conectado” ya no es algo que se reduzca a los smartphones y a los wearables. La movilidad del futuro pasa por unos coches autónomos que quieren ofrecer más seguridad y ventajas que hasta hace nos parecerían de ciencia ficción. Sin embargo, tal como se ha visto estos días en Barcelona este sector en concreto está a punto de experimentar importantes e inminentes cambios.

Todas estas novedades han sido algunas de las protagonistas de la undécima edición del Mobile World Congress, un evento que junto con la feria 4YFN ha centrado toda la atención en la ciudad de Barcelona. Las huelgas en el transporte no han impedido que los 95.000 congresistas y las más de 2.000 empresas presentes pudieran aprovechar la feria, pero sí que han hecho que la movilidad haya sido más complicada y han disgustado a sus organizadores. La feria de móviles más importante del mundo sigue causando división entre los barceloneses, y prueba de ello es la multiplicación de eventos paralelos con una fuerte carga crítica, pero ello no quita que durante una semana Barcelona se posicione en el mapa como un imprescindible foco de negocio e innovación.

 

Deja tu comentario!

Mobile Sliding Menu