VIRTUALIDAD

Colegios APDE han sacado provecho de la virtualidad

Guatemala - 2020/06/29 - APDE han sacado provecho de la virtualidad para realizar sus tradicionales asambleas generales con los estudiantes, las reuniones con padres de familia, capacitaciones con expertos y hasta celebraciones de fechas especiales.

apdeclasesvirtuales

Esta asociación, conformada por 7 colegios, y con cerca de 3.200 alumnos, adoptó Microsoft Teams, una herramienta de comunicación y trabajo colaborativo usada por más de 200 millones de personas durante esta contingencia, para continuar con su calendario académico a través de clases virtuales.

Además de las clases remotas, los colegios APDE han sacado provecho de la virtualidad para realizar sus tradicionales asambleas generales con los estudiantes, las reuniones con padres de familia, capacitaciones con expertos y hasta celebraciones de fechas especiales.

Tras ocho semanas de virtualidad, en APDE El Roble, uno de sus colegios, se han enviado y recibido más de 569,000 mensajes, almacenado 23,200 archivos compartidos, calificado más de 99,600 tareas en línea y las actividades remotas superan las 137,000 horas.

El aislamiento repentino que provocó la emergencia de salud pública que afecta al mundo no solo puso a prueba la capacidad de adaptación de muchos sectores sino que los alineó hacia un mismo norte: la virtualidad. La educación fue tal vez el sector que más rápido migró al ‘todo virtual’ y en cuestión de días habilitó clases remotas para no interrumpir la formación y el bienestar de millones de niños y jóvenes. La adopción de la tecnología puso a este sector como el gran referente, sin desconocer las dificultades que supone la brecha de conectividad en países de la región.

Las instituciones que venían adelantando procesos de transformación se acomodaron mejor a esta realidad inesperada y han apostado por la creatividad y la innovación como la milla extra. Los Colegios APDE, en Guatemala, no se quedaron solo en clases virtuales, adaptaron muchas de sus actividades a esta modalidad: asambleas generales con los estudiantes, reuniones con padres de familia, capacitaciones con expertos y hasta celebraciones de fechas especiales. Todo lo han hecho virtual.

Esta asociación, conformada por 7 colegios en Guatemala, tiene cerca de 3.200 alumnos. Es la única en el país con programa de Bachillerato Internacional y sus colegios ocupan los primeros cinco lugares en el ranking del Ministerio de Educación. Sus primeros 50 años de labor -que celebran en este 2020- serán recordados por esos grandes logros y por la virtualidad obligada en medio de una pandemia.

Con la suspensión de clases presenciales, ordenada por el Gobierno el pasado 11 de marzo, la asociación eligió Microsoft Teams para sus clases remotas, una herramienta de comunicación y trabajo colaborativo usada por más de 200 millones de personas durante esta contingencia. Todos los estudiantes ya contaban con su usuario, ya que desde su matriculación se les asigna un correo bajo la licencia de Office que años atrás había adquirido la asociación para todos sus colegios.

Iniciaron por bachillerato y a la semana ya tenían 8 clases diarias a la modalidad virtual, incluida educación física. El proceso resultó muy ágil, pues ya los estudiantes de secundaria, como requisito, deben llevar al colegio su propio computador, lo que los ha familiarizado con plataformas tecnológicas. En la segunda semana adaptaron las clases virtuales para primaria; pasaron de una diaria a cuatro, entre ellas arte y música.

“Para llegar a esto hicimos una encuesta con el propósito de conocer las dificultades que tenían los alumnos de cara a las clases virtuales. Así identificamos que muchos niños tenían acceso a la tecnología y que además sus padres los supervisaban”, dice Rolando Marín, director de APDE Solalto.

Con los más pequeños implementaron un ‘recreo controlado’, vía Teams, para que los estudiantes compartan e interactúen como si estuvieran en el colegio, pero bajo la tutela de un profesor para mantener el orden y la disciplina.

 

Transferencia de conocimiento

Todo proceso nuevo requiere capacitación. Adquirir el conocimiento es el punto de partida y en materia de educación una barrera ya identificada son las habilidades docentes en el mundo virtual. Para todos ha sido un aprendizaje constante e impulsado entre pares.

Julio Roberto Asturias, director de APDE El Roble, conoce y maneja Teams casi desde su lanzamiento. Durante la primera semana de virtualidad compartió sus conocimientos con sus pares y los profesores de su equipo. De las funciones básicas, como la habilitación de las clases, pasaron a la creación de un calendario que activa las sesiones con solo un clic, el manejo del pizarrón y el uso de Stream para la grabación de las clases. El departamento de IT fue un aliado clave para mejorar la conectividad y los equipos del cuerpo docente.

Luego, los docentes transfirieron conocimientos de base a los alumnos, pero como ellos mismos dicen “los maestros terminan siendo los estudiantes, ellos aprenden muy rápido y exploran cada detalle”.

Dificultades, claro: las mismas que surgen en el aula. “Al principio no configuramos bien las sesiones y los alumnos se conectaban antes de las clases, por ejemplo. Algunos proyectaban su escritorio, sacaban a otros alumnos, invitaban amigos que no son del colegio; cosas que pasan a su edad. Aprendimos más de la herramienta y todo eso lo tenemos controlado ahora”, reconoce Asturias.

Tras ocho semanas de virtualidad, la data muestra resultados muy favorables: solo en El Roble se han enviado y recibido más de 569,000 mensajes; se han almacenado 23,200 archivos compartidos, lo que equivale a más de 13,8 TB; las actividades remotas superan las 137,000 horas, y se han desarrollado más de 23,000 quizzes y calificado más de 99,600 tareas en línea.

 

Virtualidad más allá de las clases

La creatividad ha llevado a los Colegios APDE a sacarle el máximo provecho a la tecnología en estos días difíciles. Además de las clases, virtualizaron eventos tradicionales como las asambleas generales con los estudiantes, que se realizan el primer lunes del mes. A comienzos de junio convocaron esta cita, en la que se reúnen los alumnos, entonan el himno nacional, hacen el juramento a la bandera y los directivos comunican los anuncios del mes. “Fue una reunión de unos 15 minutos. Decidimos hacerla por Teams, solo que lo dividimos en tres niveles, con cerca de 150 alumnos por nivel, cada uno desde su casa. Les pedimos que vistieran su uniforme y la verdad salió muy bien”, cuenta Marín.

Otra novedad fue la reunión general de padres de familia. En este caso lo hicieron a través de Teams Live. “Para mí fue una gran experiencia porque aprendí a usar Teams Live. Teníamos un moderador que presentaba, luego la intervención de directores y coordinadores, y al final resolvimos preguntas de los padres. También la hemos usado para las asambleas con los estudiantes y en charlas a padres de familia con conferencistas invitados”, señala Asturias.

El próximo evento en agenda es la celebración del Día del Padre. Para esta fecha tan especial el plan es un churrasco virtual.

Si bien aún hay incertidumbres frente a lo que vendrá después de la pandemia, los directores coinciden en que no será igual que antes. “Hoy los chicos aprenden de forma distinta e interactúan de maneras diferentes. Con la virtualidad puede que una clase se desarrolle en menos tiempo, pero el uso de herramientas tecnológicas resulta ser un proceso más activo”, señala Marín.

Esta experiencia sugiere que la ‘nueva normalidad’ tendrá un mayor componente tecnológico en la educación. “Si algo nos ha enseñado esta pandemia en términos pedagógicos es la flexibilidad que, apoyada por la tecnología, tiene un futuro muy interesante. Hay que explorarla y desarrollarla, si esto se catapulta podríamos mantenernos a la vanguardia”, remata Marín.

Deja tu comentario!

Mobile Sliding Menu