¿Cómo vigilar remotamente nuestro hogar?

En estos tiempos en donde el trabajo presencial ha vuelto, es importante saber lo que sucede en casa mientras nos ausentamos. 

Además, saber quién entra, quién merodea o quién sale de casa es un tema de seguridad importante.  Para ello hemos identificado algunas soluciones de videovigilancia que pueden ser muy útiles y ser administradas de manera remota.

Solución de video tradicional

Por algunos años ha sido la forma de vigilar estándar y requiere de una instalación a través de muros y techos con cableado.  También es la más segura pues por medio de uno o dos cables no hay quién pueda interferir en la comunicación entre la cámara y la consola de administración.  Puede un solo cable si la tecnología que utiliza la cámara es PoE (Power over Ethernet por sus siglas en inglés), lo cual quiere decir que tanto la energía como la transmisión de datos va integrada en el mismo cable.   La otra tecnología, un poco más antigua es la CCTV, que lleva dos cables, uno de energía y otro de video, pero igual de confiable y segura.

Solución inalámbrica

Con el nacimiento del Wifi y el incremento de las velocidades de transmisión, esta solución se ha vuelto muy popular.  La clave de todo es qué tan buena conexión con el punto de acceso (router) tiene cada cámara.  Esto es importante para tener una comunicación sin interrupciones y confiable.  Es ideal para viviendas en alquiler, pues no es necesario hacer todo el cableado y perforaciones.  Es importante hacer notar que ambas soluciones, cableadas o inalámbricas, el acceso remoto a través de cualquier dispositivo está disponible y gracias a ello podemos tener video en vivo.  Ambas soluciones también permiten comunicación vía voz con lo cual podemos hablar con quien está cerca de las cámaras y escuchar lo que hablan.

Cabe recalcar que ambas tienen sus pros y sus contras.  Todo depende de lo que quiera invertirse en la solución.  Las variables a considerar son: distancia, distancia del punto de acceso, número de cámaras y tomacorrientes.

Distancia

La distancia es importante pues si una cámara se va a colocar a una distancia, el costo de cableado puede ser alto.  La solución WiFi será viable únicamente si hay un punto de acceso cercano para no tener mala señal de comunicación.  La solución inalámbrica funciona por medio de antenas inalámbricas instalándolas en línea recta para poder tener la recepción del punto transmisor como el del receptor.

Distancia del punto de acceso

Como mencionamos, la calidad de la señal es lo que da éxito a una implementación inalámbrica.  La calidad de la señal la da la distancia de un punto de acceso a una cámara.

Número de cámaras

Entre más cámaras haya conectados a una consola, mayor es el requerimiento de señal.  Por lo tanto, si se van a conectar bastantes cámaras inalámbricas o varios puntos de acceso es necesario que la red WiFi lo soporte, por ello van a ser necesarios varios puntos de acceso.

Si se utiliza una solución de cableado la calidad se mantiene hasta un número determinado de cámaras.  No es tan fácil ir creciendo la solución, mientras que, con una inalámbrica, esto es posible siempre y cuando se crezca en puntos de acceso para mantener la calidad.

Tomacorrientes

Esto es importantísimo en el caso de implementar una solución inalámbrica, pues la única fuente de energía es a través de un tomacorriente.  Por ello es indispensable que exista uno cerca o pueda llegarse a través de una extensión.  Es importante hacer notar que los cables de energía deben estar lo menos accesibles posible para que no puedan ser cortados o desconectados.

Cualquiera que sea su selección asegúrese que pueda tener acceso remoto por medio de un teléfono celular u otro dispositivo.  Es de gran valor y es la razón principal para poder instalar uno de estos sistemas. 

Deja tu comentario!

Mobile Sliding Menu